18000 personas vibran con la despedida de La Raíz en una histórica noche

Ni la amenaza de diluvio, ni la constante lluvia que cayó durante la noche de ayer en Valencia consiguió apagar la llama de un día histórico para La Raíz. Lejos de agriar la noche, el agua llenó un recinto abarrotado con 18000 personas de un cierto aroma de épica. La Raíz se subía por última vez, durante un tiempo indeterminado, a los escenarios, y nada ni nadie iba a detener una noche que desde que a principios de año anunciaran su despedida, todos teníamos marcada a rojo en nuestros calendarios.

Como viene siendo costumbre desde el lanzamiento de “Entre poetas y presos”, Maria Medina fue la encargada de darnos la bienvenida recitando Las miseria de sus crímenes. Un segundo de silencio después, todo el recinto de La Marina empezó a vibrar, los móviles se alzaron buscando inmortalizar este momento histórico, La Raíz saltó al escenario y Entre poetas y presos dio el pistoletazo de salida a un recital de más de tres horas.

DSC_0188
Sen-K de La Raíz || Fotografía: Klaudia

13 años de carrera y más de 600 conciertos han dado para una infinidad de himnos. Fue por ello que la banda quiso hacer un viaje por toda su trayectoria. Una aventura que nos llevó a recordar temas de 2009 como Raices donde no faltó la colaboración de La Gossa Sorda. Zarzuela y Castañuela, Elegiré o Suya mi guerra fueron otras de las invitadas que tampoco quisieron faltar al último “setlist” de la banda.

Bastaba echar una mirada entre el público para saber de lo histórico de la noche. Un respetable que aunó a jóvenes y no tan jóvenes que no quisieron perderse la oportunidad de brindarle un último adiós a La Raíz. Miradas de absoluta felicidad se cruzaban con rostros repletos de lagrimas, y es que pocas veces se ha vivido en Valencia un torrente de emociones como el que ayer pudimos sentir en el asalto final de La Raíz.

DSC_0217
Julio Maloa durante el concierto de La Raíz || Fotografía: Klaudia

Los pogos y la energía a la que nos tiene acostumbrada La Raíz fueron la tónica dominante durante la primera mitad del concierto. Muerdeles, Jilgueros, Nuestra nación o Por favor fueron algunas de las canciones protagonistas encargadas de hacernos fundirnos a todos en esos pogos que ejemplifican tan bien la hermandad y la fuerza de la unión que siempre ha querido transmitir La Raíz.

Con las revoluciones a toda velocidad, la banda se encargó de bajarnos las pulsaciones y cantarnos al corazón. El tren huracán, El circo de la pena preparon el terreno y nos arrancaron unas lagrimas que mezclaban tristeza por la marcha y felicidad por ser tan afortunados de vivir una noche así. Por si algún quedaba algún valiente que no quisiera claudicar, Pablo subió al escenario acompañado por una guitarra y entre un silencio sepulcral, su voz se alzó al ritmo de Mercurio, dejando para siempre ese momento grabado en nuestros corazones y que durante muchos años seguirá resonando en Valencia.

DSC_0211
Pablo Sanchez vocalista de La Raíz || Fotografía: Klaudia

Mucho deseamos que aquella noche no acabará jamas, pero toda buena historia debe tener un final. Por suerte para nosotros, La Raíz sacó fuerzas de flaqueza y quiso despedirse demostrando la fuerza de una banda que nunca lo ha tenido fácil, a la que nunca le regalaron nada y a la que a base de esfuerzo consiguió llegar a lo más alto.

Rueda la corona y A la sombra de la sierra fueron las últimas en desfilar sobre el escenario antes de la despedida. Pablo cogió el micrófono para señalar a todos y cada uno de los que han formado la aventura de La Raíz y que se ganaron una atronadora ovación del público. Un público ya totalmente entregado que no dudó en dejárselo todo al ritmo de los acordes de Nos volveremos a ver, en la que muchos quisimos encontrar una señal de una posible vuelta a los escenarios dentro de un tiempo.

DSC_0240
Josep “Panxo”, vocalista de La Raíz || Fotografía: Klaudia

La Raíz se ha apagado, pero el eco de su historia y sus canciones seguirán resonando en una generación que ha construido su vida con sus temas como bandas sonora. Una “simple” banda de Gandia nos ha demostrado a todos que cuando se cree en algo, se puede conseguir, y que con fuerza y empeño se puede cambiar la sociedad desde el escenario. Nadie sabe si algún día volverán, pero de lo que estamos seguros es que debemos sentirnos afortunados por haber podido disfrutar de una banda que anoche firmó el billete de entrada a la historia de la música en España.

Vuestro legado, “El aire muerto”, “Guerra al silencio”, “El lado de los rebeldes”, “Así en el cielo como en la selva” y “Entre poetas y presos” será la huella imborrable que dejaréis en el mundo. Los momentos, las historias, las noches mágicas, las sonrisas regaladas y las lagrimas derramadas es el rastró que para siempre quedará en nuestros corazones y que lleva vuestro nombre.

Gracias Pablo, Julio, Sen-k, Josep “Panxo”, Edu Soldevilla Juan Zanza, Adri Faus, Carles Gertrudis, Xavi Banyuls, Pipe Torres y Jano.

DSC_0249
Pablo Sanchez durante el concierto de despedida de La Raíz || Fotografía: Klaudia

Artículo realizado por: Pau Chisbert

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s